La clase de Educación Física

Diseño de actividades de enseñanza – aprendizaje

Un buen diseño de tareas de enseñanza se determina por los efectos del programa en los aprendizajes realizados por los alumnos (Blázquez, 2001). La eficacia y eficencia del proceso de enseñanza – aprendizaje presenta una relación directa con la calidad del sistema educativo (Gimeno, 1993). Ésta mejora implica a todas las materias que incluyen el currículum de las escuelas e instituciones educativas y, evidentemente, exigen a los docentes del Área de Educación Física seriedad y congruencia en sus procesos docentes.

Según Blázquez (2001) “la capacidad para preparar un programa estimulante y válido constituye uno de los aspectos fundamentales de un profesional de la educación física, y su puesta en marcha represente el punto culminante del proceso de planificación de los objetivos que se quieren conseguir”.

Las actividades y tareas motrices de enseñanza-aprendizaje constituyen los medios a partir de los cuales se trabajan los diferentes contenidos de enseñanza y permiten la consecución de los objetivos didácticos propuestos. Por tanto, la labor del profesor con relación a la planificación del currículo, y en concreto en la selección y el diseño de actividades de enseñanza-aprendizaje debe tener en cuenta el contexto general de enseñanza en que está inmerso (en nuestro caso la LOE de 2006) y el contexto específico, en atención a las características de cada centro educativo, sus profesores y estudiantes.

Además, el diseño de actividades de enseñanza y aprendizaje, así como su presentación a los alumnos, constituye uno de los factores de mayor relevancia en la actuación del profesor. En la selección de actividades conviene seguir ciertos criterios entre los que destacamos los siguientes:

- Elegir las tareas considerando las capacidades de los alumnos y sus experiencias motoras, lo que supone tener en cuenta el momento evolutivo de los alumnos y sus experiencias de aprendizaje.

- Seleccionar aquellas actividades que permitan variar las condiciones de práctica. De esta manera se atiende a una amplia gama de estímulos y se aumenta la disponibilidad motriz.

- Elegir tareas que favorezcan la participación y la cooperación.

- Seleccionar actividades que despierten la motivación y provoquen situaciones de éxito.

- Optar por las tareas que incitan a procesos de exploración, descubrimiento y de resolución de problemas.

Este artículo está licenciado bajo Creative Commons Attribution 2.5 License