Habilidades motrices

El paso de habilidades motrices básicas, que se desarrollan durante la infancia, a las de tipo específico, precisan de un proceso continuo de construcción en el que "la adquisición de cada habilidad es el producto de acomodaciones y modificaciones de habilidades adquiridas con anterioridad y que van constituyendo el repertorio del individuo" (Castañer y Camerino, 1991).

Es importante resaltar que este bloque supone un salto cualitativo en el desarrollo motor y se asienta en las capacidades coordinativas y en los elementos perceptivos-motrices que han sido contemplados en el apartado anterior. Las habilidades y destrezas contenidas en él se refieren a movimientos más elaborados y organizados, que tienen como finalidad desarrollar capacidades motoras y habilidades básicas para futuras prácticas de actividad física (habilidades específicas).

En el currículo, “El bloque 2, habilidades motrices reúne aquellos contenidos que permiten al alumnado moverse con eficacia. Se verán implicadas, por tanto, adquisiciones relativas al dominio y control motor. Destacan los contenidos que facilitan la toma de decisiones para la adaptación del movimiento a nuevas situaciones” (Decreto 286/2007).

De su análisis, se aprecia básicamente la integración de contenidos relacionados con el tratamiento de las habilidades y destrezas básicas, así como su aplicación y adaptación en diferentes medios.

1.     Las habilidades y destrezas básicas. "Las habilidades básicas son aquellas que son comunes a todos los seres humanos por estar representadas en su dotación genética" (Trigo, 2000).

Según Godfrey y Kephart (1969), las habilidades y destrezas básicas comprenden aquellos movimientos que implican el manejo del propio cuerpo y aquellos en los que la acción fundamental se centra en el manejo de objetos.

MOVIMIENTOS CENTRADOS EN EL MANEJO DEL PROPIO CUERPO

DESPLAZAMIENTOS

§         Bipedestación (correr, marchar, caminar)

§         Cuadrupedia (gatear, arrastrar, escalar)

§         Suspensión (trepar)

§         Equilibración (base de sustentación mayor o menor y fija o móvil , cambios en el centro de gravedad, etc.)

SALTOS

§         Salvar obstáculos en longitud, altura y combinados

§         Salvar obstáculos apoyándose

§         Saltar para coger o asirse

§         Saltar con carrera

§         Saltar con un pie, con dos pies, etc.

§         Saltos sucesivos

GIROS

§         En constante contacto con el suelo

§         En suspensión

§         Con agarre de manos

§         Sobre distintos ejes: longitudinal, transversal, anteroposterior

MOVIMIENTOS CENTRADOS EN EL MANEJO DE OBJETOS

LEVANTAMIENTOS

§         Levantar

§         Transportar

LANZAMIENTOS/ GOLPEOS

§         Precisión, distancia

§         Velocidad y precisión

 

 

RECEPCIONES

§         Recogidas

§         Paradas

§         Controles

§         Despejes

§         Combinaciones

MOVIMIENTOS CENTRADOS EN PROTECCIÓN-DEFENSA

§         Actividades de lucha

 

Todas estas habilidades deben trabajarse tanto desde el aspecto cuantitativo (saltar más, correr más, etc.) como desde el aspecto cualitativo (explorar todas las posibilidades de salto, de desplazamiento, etc.).

Esta misma diferenciación de unas cualidades coordinativas, como reflejo del aspecto cualitativo del movimiento, y de unas cualidades condicionales, como reflejo del aspecto cuantitativo del movimiento, se evidencia al realizar el análisis funcional de la actividad motriz tal y como propone López (1995), que considera cuatro procesos:

  1. La obtención de información, a través de los factores perceptivos.
  2. La toma de decisión en función de unas cualidades cognitivas (lógica motriz, experiencias previas, etc.).
  3. La ejecución de la destreza, con una cualidades coordinativas (coordinación, equilibrio, ritmo, orientación, etc.) y unas cualidades condicionales (resistencia, fuerza, velocidad y flexibilidad).
  4. El control del movimiento, a través del conocimiento de los resultados.

 

ANÁLISIS FUNCIONAL DE LA ACTIVIDAD MOTRIZ

 

 

FACTORES PERCEPTIVOS

 

FACTORES DE

TOMA DE DECISIÓN

 

 

FACTORES

DE EJECUCIÓN

 

 

FACTORES

DE CONTROL

CUALIDADES PERCEPTIVAS

CUALIDADES COGNITIVAS

CUALIDADES COORDINATIVAS

CUALIDADES CONDICIONALES

CONOCIMIENTO

 DE LOS

 RESULTADOS

·       DE SI MISMO

·       DEL ENTORNO

·       LOGICA MOTRIZ

·       EXPERIENCIAS PREVIAS

·       TÁCTICA

·       COORDINACIÓN

·       EQUILIBRIO

·       RITMO

·       ORIENTACIÓN

·       RESISTENCIA

·       FUERZA

·       VELOCIDAD

·       FLEXIBILIDAD

 

·       RETROALIMEN-TACIÓN

·       FEED-BACK

 

En este bloque de contenidos, desde el segundo ciclo de las enseñanzas, debe tratarse la “mejora de las cualidades físicas básicas de forma genérica y orientada a la ejecución motriz” (Decreto 286/2007).

Se trataría de considerar para el trabajo en este bloque de contenidos las cualidades condicionales, conocidas también como cualidades físicas básicas. Por tanto, es preciso contemplar el desarrollo global de las capacidades físicas básicas (resistencia, flexibilidad, fuerza y velocidad), que constituyen el componente cuantitativo en el desarrollo de las habilidades y destrezas motrices, entendiendo que este trabajo se realizará siempre en relación con la salud, y en modo alguno con la pretensión de la mejora del rendimiento.

El desarrollo de las capacidades físicas básicas en la educación primaria resulta de gran importancia debido al hecho constatado de que a partir de los seis años se produce una mejora de la coordinación y del ajuste motor y, en consecuencia, es el momento adecuado para empezar a optimizar estas capacidades (Mora, 1989)

La resistencia es la capacidad que nos permite desarrollar un esfuerzo durante un tiempo prolongado. De forma genérica, se establecen dos tipos:

-          Aeróbica. Es aquella que nos permite mantener un esfuerzo relativamente largo con una intensidad moderada, como es el caso de las carreras de larga duración, ciclismo en carretera, etc. Un esfuerzo de carácter aeróbico se produce cuando el oxígeno que llega a los músculos es suficiente para realizar la actividad.

-          Anaeróbica. Es aquella que permite mantener un esfuerzo de intensidad elevada en un período de tiempo relativamente corto y en los que el gasto de oxígeno es mayor que el aporte (carreras cortas en atletismo, deportes de combate, etc.).

            El trabajo de resistencia implica una serie de transformaciones morfo-funcionales en el organismo ya que incide en los sistemas circulatorio, respiratorio, muscular y cardíaco.

La flexibilidad se fundamenta en la capacidad de los músculos para estirarse y contraerse, y en la movilidad de las articulaciones. Es una capacidad involutiva, ya que va disminuyendo progresivamente de forma natural a lo largo de los años y por ello es necesario realizar un trabajo de estiramientos que disminuya la pérdida.

El trabajo de flexibilidad se puede realizar de forma dinámica (aprovechando el recorrido de las articulaciones de forma suave y progresiva) y de forma estática (manteniendo una postura que permita alargar el músculo, sin llegar al límite del dolor).

La fuerza es la capacidad de vencer, mover o mantener una resistencia por medio de la oposición ejercida por la tensión muscular. 

Adquiere tres manifestaciones que van a estar en función del nivel de fuerza que se ha de aplicar y la duración o tiempo que se ha de mantener esa fuerza.

·         Fuerza máxima:

Es aquélla desarrollada en una acción que requiere la máxima actuación del sistema neuromuscular para vencer una gran resistencia. Es la capacidad de alcanzar la máxima fuerza posible, toda la fuerza que es capaz de realizar una persona. Se distinguen en la misma dos situaciones:

-     Fuerza máxima estática: la máxima que se puede desarrollar contra una resistencia insalvable (ej: empujar una pared), y atiende a las situaciones en que se emplea una contracción de tipo isométrico.

-     Fuerza máxima dinámica: es aquella desarrollada con la máxima tensión muscular pero a través de la ejecución de un gesto motriz. Existe movimiento y se pueden movilizar grandes resistencias (ej. levantamiento de pesas al máximo de posibilidades).

 

·         Fuerza velocidad (también denominada fuerza rápida o explosiva):

Es la capacidad del sistema neuromuscular para acelerar una masa hasta conseguir elevar su velocidad al máximo posible o para superar resistencias con la mayor velocidad de contracción posible.

En ella se trata de desplazar o mover el cuerpo o algún implemento (balón, raqueta, disco, etc.) con una velocidad elevada. En este caso lo más importante es conseguir velocidades elevadas.

·         Fuerza resistencia:

Es la capacidad de intervención de un grupo o grupos musculares durante un esfuerzo continuado, con toda la implicación neuronal y metabólica que conlleva (por el suministro y consumo de energía requerido). Expresado de otro modo, es la capacidad que tiene el organismo para resistir la fatiga en los esfuerzos musculares de larga duración.

Se trataría, en este caso, de resistir frente al cansancio provocado por acciones continuadas de larga duración, ya sean estáticas o dinámicas (natación, remo, piragüismo, etc.).

La mejora de esta cualidad supone el logro de importantes beneficios para la salud, como el mantenimiento de posturas correctas y la elevación del tono muscular. Debido al estado de maduración del sistema osteo-articular, conviene que en el diseño de actividades prevalezcan aquéllas en las que se ejercite la fuerza de carácter dinámico.

La velocidad es la cualidad que permite realizar movimientos en el menor tiempo posible. Dentro la misma se distinguen dos tipos:

-          Velocidad cíclica. Cuando se realicen acciones motrices muy similares o repetitivas.

-          Velocidad acíclica. Cuando cada acción motriz es de diferente forma  o se realiza aisladamente.

La velocidad incluye diversos componentes, como el tiempo de reacción, la rapidez, etc.

El trabajo de las capacidades físicas en esta etapa debe alejarse de la práctica específica de sus componentes, evitando las actividades o ejercicios repetitivos encaminados a la mejora de los factores de ejecución. Por el contrario, el desarrollo de la condición física debe tener una base global, mediante la realización de diferentes tipos de juegos o tareas jugadas. Tales actividades deberán implicar la intervención de todas las zonas musculares con especial incidencia, fundamentalmente en el último ciclo, en el desarrollo de la resistencia aeróbica y de la flexibilidad.

Por otra parte, es importante que las habilidades y destrezas básicas sean aplicadas y adaptadas en diferentes medios, sobre todo el natural, bien mediante la manipulación del espacio natural o bien en el mismo medio, a través de todo tipo de juegos y actividades adaptadas: marcha, juegos de exploración y aventura, juegos de lanzamientos, circuitos de habilidades, etc.  Se debe tener en cuenta que la realización de diferentes acciones en el medio natural supone enriquecer con nuevas adaptaciones los patrones motores ya adquiridos en el medio escolar y favorecer así una actitud de respeto para conservar y mejorar este medio.

Siguiendo la clasificación de Castañer y Camerino (1991), se pueden establecer tres categorías en función de los ámbitos donde se desarrollan:

-         Habilidades básicas locomotrices. Se fundamentan en el instinto biológico de desplazarse por el espacio conjugando direcciones, planos y ejes: correr, saltar, trepar, gatear, reptar, galopar, etc.

-         Habilidades básicas manipulativas. Movimientos que se producen al imprimir fuerza a los objetos y al recibir la propia de los objetos con los que se interactúa: lanzar, empujar, coger, golpear, etc.

-         Habilidades básicas de estabilidad. Motivadas por la necesidad de mantener el equilibrio, tanto estático como dinámico, sin desplazar la base de sustentación, pero moviéndose alrededor de sus ejes horizontales y verticales: esquivar, balancearse, girar, rotar, etc.

Este artículo está licenciado bajo Creative Commons Attribution 2.5 License