Estilos participativos

 

Estilo de enseñanza 5: Enseñanza recíproca

Este estilo supone, como los anteriores, un paso más del alumno en relación a su proceso liberador con respecto al maestro, en este caso en relación con la evaluación de la tarea de aprendizaje que se encomienda al alumno.

La esencia de este estilo consiste en que los alumnos, organizados por parejas o tríos, realizan la actividad encomendada por el profesor a la vez que corrigen sus propios defectos. El estilo implica una distribución de tareas de tal forma que, mientras un individuo de la pareja ejecuta la acción encomendada, el otro asumen un rol de observador y corrector para más tarde intercambiar estos papeles.

La organización se puede realizar a través de una tarea simple, la ejecución de varias tareas, o utilizando el tipo denominado “tarjeta de tareas”, que consiste en la descripción por escrito de una serie de actividades que el alumno debe realizar, así como un espacio para evaluar la ejecución de aquellas.
 

 

Gráfico 3. Hoja de observación. Enseñanza recíproca (Fte: elaboración propia)

 

El núcleo central reside en el papel de “observador” o corrector ya que si el alumno sabe detectar los errores a la vez que plantear soluciones, es que está en la vía de la plena asimilación de la tarea encomendada.

Esta organización permite al profesor disponer de más tiempo para hacer una labor de corrección que, por otra parte, ha de recaer exclusivamente sobre los observadores y jamás sobre el propio ejecutante.

Grupos reducidos

Es una variación del estilo anteriormente observado, cuyo elemento fundamental es la figura del miembro participante. En efecto, la constitución de pequeños grupos supone una organización en la que más de dos alumnos se asocian para la práctica, observación y corrección de las tareas propuestas.

Ambos estilos, enseñanza recíproca y grupos reducidos, desarrollan el propio status de los alumnos, cada uno en su papel, a la vez que fomentan la colaboración, aceptación y solidaridad entre ellos.

Estilo de enseñanza 6: Microenseñanza

Basada en la misma filosofía que los anteriores estilos, la microenseñanza consiste en una organización alrededor de un núcleo central integrado por unos cinco o seis alumnos, a los que el profesor transmite la información objeto de aprendizaje, así como otros elementos organizativos (distribución, información, refuerzos, etc.) para que éstos actúen de la misma forma con el resto de los alumnos. El profesor se relaciona únicamente con los alumnos mencionados, y ellos con el resto de la clase.

Los alumnos transmisores pueden participar con el profesor en la preparación de las tareas, así como introducir variantes y retroalimentar el proceso a través de comentarios críticos sobre la evaluación de la sesión. Asimismo, participan activamente en el proceso de evaluación.

Este artículo está licenciado bajo Creative Commons Attribution 2.5 License