3. Clasificación del retraso mental

Las clasificaciones existentes sobre retraso mental se basan, generalmente, en la medida del CI.

Aunque existen numerosas tipologías, la más empleada es la de la AAMR (American Association on Mental Retardation), que aparece en la siguiente tabla, y que distingue entre retraso mental leve, moderado, severo y profundo.

CI

Descripción

100

CI ideal (población general)

99-80

CI normal

80-70

CI límite o borderline

70-55

Retraso mental leve (educable)

55-40

Retraso mental moderado (entrenable)

40-25

Retraso mental severo (difícil desarrollo)

25 o menos

Retraso mental profundo (graves dificultades)

Tabla 1. Clasificación del CI de la AAMR

Sin embargo, es necesario apuntar que la clasificación de la AAMR ha sido criticada ampliamente por resultar demasiado restrictiva y estar basada exclusivamente en una medida polémica como es el CI. Por tanto, hay muchos autores que sugieren clasificaciones del retraso mental que estarían más centradas en una visión amplia de la inteligencia y en los apoyos que la persona necesita para llevar una vida normalizada. Entre estas propuestas, recientemente está ganando mucho peso aquella que distingue entre:

Descripción

CI

Retraso mental ligero

50-70

Retraso mental grave

Inferior a 50

Tabla 2. Clasificación alternativa del CI

 

En cualquier caso, lo que sí queda claro en las diferentes clasificaciones es que el límite de CI a partir del cual se podría establecer un diagnóstico de retraso mental es de 70 puntos o menos (y no a partir de 100 como muchas veces se cree).

A la espera de que la investigación permita establecer qué propuesta es más apropiada y a que se produzca un consenso internacional al respecto, el logopeda simplemente debe conocer las distintas clasificaciones para poder realizar su labor profesional de manera correcta, ya que serán numerosas las ocasiones en que tenga que colaborar con otros profesionales que también utilizarán las clasificaciones existentes.