3. Aportaciones psicológicas en Logopedia

La Psicología es la disciplina científica que trata de la conducta de los seres humanos contemplada desde un punto de vista global, lo que implica tener en cuenta todas las variables posibles en cada momento: los procesos mentales, la influencia del ambiente exterior, los estados físicos, etc.

Por tanto, la Psicología estudia los comportamientos observables de las personas (hablar, moverse, parpadear, llorar, reír, etc) pero también múltiples experiencias subjetivas como sensaciones, percepciones, creencias, sentimientos y pensamientos. De esta manera, intenta resolver cuestiones como la siguientes: ¿De qué manera percibimos el mundo exterior? ¿Con qué frecuencia y por qué soñamos? ¿Qué piensan los bebés en realidad? ¿Cómo aprendemos a comunicarnos? ¿En qué consiste la inteligencia, y de qué forma determina nuestro éxitos o fracasos? ¿Hasta qué punto es “normal” sentirse deprimido? ¿Cómo ayudar a las personas con trastornos mentales? ¿La gramática de los niños es innata o está configurada por la experiencia?.

En este sentido, la perspectiva psicológica debe competir con muchas otras aproximaciones al comportamiento humano que cuentan con una larga tradición, como por ejemplo la Biología, la Neurología, la Filosofía, la Grafología, la Adivinación, o la Astrología . Por tanto, parece legítimo preguntarse ¿qué tiene de especial la Psicología como disciplina, que las diferencia de todas las anteriores?. Básicamente, las características más esenciales de la Psicología son dos:

  • Considera el comportamiento desde un punto de vista global. La Psicología reconoce que el comportamiento humano está influido por numerosas variables, tales como los procesos mentales, los determinantes ambientales, el estado fisiológico, etc. Sin embargo, no se encuentra interesada en conocer cada una de estas variables de manera separada e independiente, sino que estudia y analiza su interacción simultánea y la forma en que nos afectan. Ese interés en el comportamiento humano a nivel global sería la característica esencial que distingue a la Psicología de otras disciplinas científicas como la Biología o la Neurología, que “trocean” el comportamiento de distintos componentes y se centran de manera más o menos exclusiva en uno de ellos.
  • Utiliza de manera exclusiva el método científico. Frente a otras aproximaciones pseudocientíficas centradas en la mera especulación conceptual, la Psicología ha abrazado el método científico como forma de conocer la realidad, lo que significa que construye su conocimiento en base a datos y a investigaciones empíricas, y que evalúa las ideas en base a una observación cuidadosa y un análisis riguroso. El empleo de los métodos de la ciencia aleja a la Psicología de otras formas de conocimiento pseudocientíficas o que simplemente no están basadas en evidencias comprobables.

Como indicamos más arriba, la Psicología es una de las disciplinas que aportan su conocimiento a la Logopedia. De forma general, las aportaciones conceptuales psicológicas que resultan de interés para esta disciplina hacen referencia a tres aspectos fundamentales:

  • Los procesos psicológicos básicos relacionados con el lenguaje.
Es decir, todos aquellos procesos de memoria, atención, razonamiento, etc, que constituyen la base para el comportamiento lingüístico. Desde esta perspectiva, se estudiarían aspectos relacionados con la forma en que percibimos las letras escritas y los sonidos del habla, cómo se almacenan mentalmente los significados de las palabras, qué tipo de reglas mentales se emplean para construir una palabra utilizando los distintos componentes morfológicos, cómo se decodifican e interpretan las frases dentro de un texto, cómo se discrimina si una persona está hablando en nuestra lengua materna o emplea una lengua extranjera, o la forma en la que se aplican las reglas de generatividad gramatical del lenguaje.
  • El proceso de adquisición y desarrollo del lenguaje.
Debido a la importancia del lenguaje en nuestro mundo, es evidente que uno de los aprendizajes más importantes que los niños deben acometer durante su socialización es el de la lengua del lugar donde viven y su apropiada utilización. La Psicología, especialmente en su vertiente evolutiva y educativa, ha estudiado ampliamente este proceso de aprendizaje y ha demostrado que no es tan fácil como cabría suponer en un principio, sino que más bien es un proceso sumamente complicado. Frente a la visión de que la adquisición de una lengua se reduce a la imitación que lo que los niños imitan lo que ven en sus comunidades, la investigación ha demostrado que la situación es bastante más compleja y que los niños construyen el lenguaje mediante herramientas psicológicas.
  • Las alteraciones que afectan al desarrollo psicológico y del lenguaje.
Serían aquellas alteraciones y déficits, tanto a nivel educativo como psicopatológico, que tienen repercusión en el lenguaje a nivel productivo o receptivo. Entre éstas, encontramos el trastorno específico del lenguaje (TEL), los problemas de retraso mental, los trastornos del espectro autista, diversos problemas que suelen aparecer durante la vejez, la discapacidad auditiva y visual, o la parálisis cerebral.

Lógicamente, aquí nos centraremos en este último aspectos. El conocimiento tanto de los trastornos psicológicos que afectan al lenguaje como de las alteraciones que afectan al desarrollo psicológico y al lenguaje se trabajarán a lo largo de este curso.

No obstante, antes de comenzar con el estudio de esas alteraciones y para poder obtener una mejor perspectiva sobre las mismas, es necesario detenernos previamente en dos temas: conocer cómo es el desarrollo normalizado, y cuándo se producen desviaciones en ese desarrollo habitual. A ello dedicaremos los dos siguientes temas.